¿Que necesitamos?



Principalmente este maravilloso material llamado fieltro, hilo, aguja, lentejuelas, botones o detalles que le quieras añadir y por último, mucha imaginación, si no utilizas tu imaginación posiblemente te salgo algo, pero ese algo no tendrá un espíritu super guay que tienen las cosas que salen de tus ideas!



Ahora hablemos de como llegar a conseguir ese super diseño del que hablo, parece sencillo en un principio, sobretodo para las artesanas que ya llevan tiempo creando y creando, pero hay más de lo que parece detrás de un "simple broche de fieltro".

1- El primer paso es pensar, darle vueltas al coco y preguntarse ¿que hago hoy? hay días que puede resultar una tarea bastante complicada, pero siempre acabamos sacando alguna idea ¡será por cosas en el mundo! y si no encuentras nada en el mundo que te inspire ¡invéntalo!.

2- Ahora es turno del papel y del lápiz. Sácamos punta y empezamos a esbozar la idea que teníamos hasta (después de muchas) llegar a la conclusión con la que estemos satifechos/as.

3- Cuando ya tenemos el diseño preparado para ser recortado, lo pasamos a cartulina o lo dejamos en folio, no se, eso va a gusto de la diseñadora, y ya tenemos nuestra plantilla para pasarla a fieltro. Simplemente pon la plantilla encima y repasa por los bordes con un lápiz o boli, pero asegurate luego de recortar la línea de boli, sino quedará poco pofrezionáh.

4- Es la hora de volver a pensar, una vez que ya tenemos todas las piezas recortadas, hay que pensar y tener paciencia para saber que piezas van primero y cuales van después para que el broche quede lo más limpio posible. Lo primero de todo, seguramente, será ponerle el broche como el de la foto de abajo, después añadirle los detallitos frontales y por último coser la pieza delantera a la trasera.

Cuando me quedan demasiadas costuras en la parte de atrás del broche, para dejarlo más limpio, recorto un trozo de fieltro con la misma forma del cuerpo o de la cabeza y lo pego con pegamento textil, así no se ve ni una imperfección de fábrica :P.




5- Luego coser o pegar con pegamentos textiles, esto también va según los gustos de la artesana, finalmente tenemos nuestro amado broche, y seguramente no habrán sido 10 minutos, ni 20, sino muchos más... Por lo menos yo estoy bastante entre que pienso, dubujo, recorto, diseño... etc.



Conclusión: Los broches son fruto de mucho trabajo físico y también psicológico ya que requiere pensar. Este post tiene moraleja, y es la de no copies a otros diseñadores o artesanos que se intentan ganar la vida con esto, porqué no es tontería.

Espero que os haya servido de algo. Gracias por leer :P


Leave a Reply

¡Planta tu opinión aquí abajo!

Con la tecnología de Blogger.