- Uy, es que no es normal que me sienta tan bien y tan en paz. Parece como si no fuera justo que todo esté yendo bien.

- Estoy teniendo suerte, tengo trabajo, (con la que está cayendo...) tengo casi todo lo que quiero... Algo no anda bien.

¡NO! ¡BASTA! basta de pensar así. ¿Por qué nos autocastigamos cuando todo está yendo bien? ¿Por qué nos sentimos culpables cuando no hay nada por lo que preocuparse? Parece que lo normal y correcto es siempre tener una preocupación, una mosca cojonera revoloteando por las entrañas de nuestro cerebro.

- Esto está funcionando demasiado bien, poco le quedará.

¡NO! ¡Tampoco! en serio.. ¿por qué?

Yo sé porqué. Llevo mucho tiempo leyendo, informándome e intentando matar a mi monstruo, que es ese que véis allí arriba. Las cosas me van mejor desde entonces.


La mayoría de nuestros pensamientos son monstruos

No soy amiga de los porcentajes, por eso diré con otras palabrás lo que leí en porcentajes: la gran mayoría de los pensamientos que tiene el ser humano, son negativos. No sé vosotros/as pero yo las veces que me he sentido en paz porque no tenía ninguna preocupación, me he preocupado por no tenerla, parece absurdo, ¿eh? (lo es). 
Era como: - Hola preocupaciones diarias, ¿donde estáis? ¡Os invoco a que me devolváis a mi estado natural! 
Que no es otro que el mierda estado de centrifugar toda esa mierda (valga la redundancia) que no sirve para nada.


Lo normal es sufrir

"Para estar guapa hay que sufrir" o el trabajo es muchas veces sinónimo de sufrimiento. ¿De verdad que me estais contando que hemos venido al mundo a pasarlo mal? ¿tenemos todos el síndrome de Jesucristo?

Y así queridos amigos, nos mermamos momento a momento, día a día, semana a semana y mes ames y así queridos amigos es como pasan los años y como se nos pasa la vida pensando que lo normal es sufrir o sentirnos mal, cuando lo normal o bonito ¿no debería ser sentirse en paz y tratar de expulsar todo eso nocivo que nos revolotea por dentro?
 
 Anécdota personal

Llevaba unos días muy tranquila, feliz, contenta sabiendo que las cosas me empezaban a ir mejor y de hecho algunas cosas empezaban a asomar su cabecita tímidamente diciendo:
- ¡Hola! somos los pensamientos positivos que has tenido todos estos días, ¿podemos salir ya?
- NO! 
Y de repente, el mosntruo otra vez, ha salido y no tengo ni puñetera idea de donde, porque yo estaba en total paz y de repente me he encontrado de mala leche, sin venir a cuentoo... Todo estaba yendo demasiado bien.


No somos Jesucristos, somos superstars

Que difícil es luchar contra el monstruo, pero se que merece la pena, cuando el no está, eres capaz de todo. Se te activa el kit superheroe o superheroína, con una supercapa de tu color favorito y se repiten en tu mente cual disco rayado, las frases: soy capaz de todo lo que me proponga, todo va bien, soy feliz y estoy en paz.

¿Os sentís identificados/as con todo esto o soy un sujeto digno de estudio científico?

PD: No os dejéis cautivar por su bigotillo, es malo, malo...


2 Comments

  1. con un monstruo tan bonico normal es querer q no se vaya!

    pero bueno, los momentos malos vendrán seguro... así q aprovecha mientras puedas!!! :D

    ResponderEliminar
  2. Jajaja gracias!!

    No! no vendrán, hay que aprender a echarlos!!!

    ResponderEliminar

¡Planta tu opinión aquí abajo!

Con la tecnología de Blogger.